No, no, no y no
Mi Diario

No, no, no y no

A que no adivinan cómo he entrado este finde a mi casa… ¡Sí! ¡por propio pie! Siempre me traían en brazos. A veces papá, a veces mamá… pero esta vez me rebelé y en cuanto me apoyaron un poquito en el suelo di mis super pasos para entrar por la puerta como una persona mayor. … Sigue leyendo